El incómodo nuevo “Jefe” del Rebaño.

Tómas Boy es, sin duda, una leyenda del fútbol mexicano; como jugador, enfundado en la camiseta de Tigres de la UANL –donde pasó la mayor parte de su carrera y adquirió el estatus de ídolo- anotó 104 goles y es, a día de hoy, el máximo goleador histórico de la Autónoma de Nuevo León –con André-Pierre Gignac pisando sus talones y casi de manera inminente rebasándolo en las jornadas venideras- y donde conquisto una Copa México (1976) y dos ligas (1977-78 y 1981-82)

El otrora Capitán de la Selección Mexicana en el Mundial de 1986, no ha podido consolidar en el banquillo el palmarés que le acompañó a lo largo de su carrera como futbolista. “El Jefe” ha tenido 11 etapas como entrenador de primera división en el fútbol mexicano y en ninguna de esas once gestiones ha logrado conquistar un solo título como estratega.
Hoy, Tómas Juan Boy Espinoza, ha sido elegido para dirigir los destinos de uno de los equipos más importantes de México; hoy, la directiva de las Chivas ha decidido poner en sus manos, la “reconstrucción” de un proyecto que en manos de Cardozo no ha podido llegar a buen puerto, al relevo –de manera interina- llegó Alberto Coyote quien solamente dirigió en la derrota contra Lobos BUAP por 1-0.

El comunicado de prensa para anunciar la llegada de Boy al banquillo enuncia lo siguiente:

“Después de un lapso de análisis profundo sobre lo que el equipo requiere en este momento para tener ese giro mental y deportivo que nos lleve a repuntar inmediatamente en la clasificación, el Club Deportivo Guadalajara hace de su conocimiento que Tomás Boy es a partir de este día el entrenador del primer equipo”

Lo que abre las puertas a un par de cuestionamientos ¿Realmente hubo un análisis profundo por parte de Vergara, Higuera y compañía para elegir a Boy como entrenador? ¿Es Tómas el perfil de entrenador idóneo para dar un giro mental y deportivo al proyecto del Rebaño? A título personal, la respuesta a ambas preguntas en un no rotundo. Boy no cuenta con los galones para reconducir a un grupo de futbolistas y cambiar su mentalidad y desempeño en la cancha; estadísticamente, sus equipos siempre terminan estrellándose en los momentos importantes. Boy ha dirigido 537 partidos, ganando 196, empatando 148 y perdiendo 193, números que están muy lejos de ser los de un entrenador prolífico.

El fútbol da muchas vueltas y quizá me equivoque, puesto que las estadísticas y la pelota no tienen palabra de honor, pero sinceramente no veo a las Chivas repuntando y triunfando de la mano de su nuevo “Pastor en Jefe”.

Francisco Andújar.

Fuente de la imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *