El Señor de las Champions, El retorno del Rey

Eran las 15:00 horas del 11 de marzo en la península ibérica, ¿Un lunes cualquiera? No, no podía ser un lunes cualquiera cuando en el ambiente comenzaba a flotar la noticia de la vuelta de Zinedine Zidane al banquillo merengue.

No podía ser, entonces un lunes cualquiera, lo sabía Madrid, lo sabía España y lo sabía todo el mundo, Zizou volvió al sitio que el mismo decidió dejar vacante 284 días atrás en una rueda de prensa al lado de un visiblemente compungido Florentino Pérez, el semblante del Presidente Blanco aquella mañana del anuncio servía, quizá, como presagio de la tormenta que se avecinaba en el Club.

Zidane es un genio, lo fue como jugador, lo ha sido como entrenador y también como persona; conquistó todo lo conquistable a su alcance; como entrenador ha marcado un hito, consiguiendo con el Real Madrid de sus amores lo que nadie en la era moderna del fútbol había conseguido, ganar tres UEFA Champions League de manera consecutiva –desde la creación del formato actual-; y como persona ha sabido cuidar todo su crédito, anunciando su decisión de parar, de no dirigir más a una plantilla que había conquistado lo impensable; tan solo 5 días después de haber levantado “La Orejona” en Kiev, el francés se cuidó a sí mismo y cuido las formas, aunque muchos podrían pensar que al bajarse del barco no cuidó al Real Madrid.
Hoy el Madridismo vive un nuevo guion, uno lleno de ilusión dentro de la incertidumbre provocada por su más grande crisis deportiva en 13 años; la novela: “El Señor de las Champions” anuncia ahora un nuevo capítulo de su saga “El retorno del Rey” y Zidane personifica mejor que nadie el conocimiento de la línea “Una Copa para gobernarlos a todos, un Club para ganarlo todo…”. 5 Champions conquistadas con la entidad blanca – 1 como jugador, con una volea que no necesita descripci{on alguna, 1 como asistente de Carlo Ancelotti y 3 consecutivas como primer entrenador del Club de Chamartín”

En medio del ambiente de pesadumbre que permeaba en el Madridismo tras una temporada digna del olvido, Florentino y su eterna habilidad de dar golpes de autoridad sobre la mesa con esa aparentemente inquebrantable tranquilidad que le caracteriza ha propinado un golpe de efecto al Madridismo, ha traído al entrenador que la mayoría de Madridistas querían, ha conseguido calmar el ambiente y como si de la válvula de escape de una olla de presión se tratase.

El entrenador francés, ha vuelto al sitio del que quizá jamás debió haberse ido, pero del que ha sabido partir de forma impecable. Hoy, a su vuelta, tiene la potestad para elaborar un pliego petitorio que habrá de ser cumplido por la cúpula que le ha buscado en tiempos de emergencia. 11 partidos de liga quedan por delante, partidos que servirán como termostato para definir quien se va y quien se queda, considerando también a quien habrá de venir a la plantilla blanca.
¡Bienvenido de vuelta, Señor de las Champions! ¡Bienvenido de vuelta, Zizou!

Francisco Andújar.

Fuente de la imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *