¡Milagro en Anfield Road, el lugar donde el LIVERPOOL NUNCA CAMINA SOLO!

Los creadores del “Milagro de Estambul” lo han vuelto a hacer, los Reds llegaron al mítico Anfield con un casi catastrófico 3-0 en contra como producto del partido de ida en el Camp Nou, en aquel partido, el Liverpool puso el fútbol en la cancha y el Barcelona los goles, incluido aquel bestial gol de tiro libre con la rúbrica del 10 que sellaba un marcador que a priori parecía irreversible.

Pero Anfield ha presumido siempre de ser un Estadio capaz de ganar partidos a la voz de sus 54,074 gargantas entonando al unísono un himno que ayer se llevó a la realidad; “You’ll Never Walk Alone” cobró más sentido que nunca en el rectángulo verde de su templo:

“Cuando camines a través de una tormenta,

Mantén la cabeza alta,

Y no temas por la oscuridad;

Al final de la tormenta encontrarás la luz del sol

Y la dulce y plateada canción de la alondra.

Sigue a través del viento,

Sigue a través de la lluvia,

Aunque tus sueños se rompan en pedazos.

Camina, camina, con esperanza en tu corazón,

Y nunca caminarás solo,

Nunca caminarás solo.

Camina, camina, con esperanza en tu corazón,

Y nunca caminarás solo,

Nunca caminarás solo.”

El Liverpool caminaba por una verdadera tormenta, al desastroso resultado en patio Catalán sumaban las sensibles bajas al cuadro de Klopp, Keita se lesionó en aquel juego de ida tras una entrada de Rakitic, Salah tuvo un encontronazo en el partido por la Premier Legue el fin de semana que lo descartaba para jugar el encuentro de vuelta, y Firmino seguía sin poder recuperar su lesión; así tres hombres claves de medio campo hacia el frente en el esquema de Klopp brillarían por su ausencia, pero con el marcador en contra, y con sus durísimas bajas, los Reds y su feligresía mantuvieron la cabeza alta, tal y como lo dicta ese cántico en su esencia no temieron por la obscuridad.

Al final de la tormenta, producto de no dejar de creer en su fútbol y en sus capacidades, los Reds encontraron la luz del Sol y de nuevo el cántico de su feligresía como si de la dulce y plateada canción de la alondra se tratase.

En el Camp Nou, sus sueños parecían haberse roto en pedazos, pero en la entidad Red no se dejó de dar un paso con el corazón lleno de esperanza; y sí, los once de Jürgen Klopp nunca caminaron solos durante los 90 minutos de una remontada épica y llena de magia.

El Liverpool FC, lo ha vuelto a hacer, Klopp y su rocambolesco estilo, lo ha vuelto a conseguir, pero no lo hizo sólo, detrás de ellos estuvieron 54,074 gargantas entonando un himno que se materializa en el campo, porque en Anfield, LIVERPOOL NUNCA CAMINA SOLO.

Francisco Andújar.

Fuente de la imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *