¿Un Interescuadras porque lo ganamos todo? Mesura y autocrítica, Piojo.

Los duelos entre América y Toluca son, históricamente, prometedores, llenos de emociones y de goles; y el del pasado domingo en el Nemesio Diez no fue la excepción. Diablos y Aguilas saltaron a la cancha, y el local terminó regalando un dramático triunfo a su afición ante un América que se mostró dependiente de sus ausencias y fue superado en el balance general del juego.

Un partido que comenzó siendo todo para el Toluca que encontró tempranera ventaja y que no dejaba de presionar a los dirigidos por Miguel Herrera que enfrentaba a su mentor en la dirección técnica. Algo que, quizá, no aprendió Miguel Herrera de La Volpe fue el orden que táctico que mantienen sus equipos. Sin necesidad de experimentos, los Diablos encontraron la manera de atacar, incluso con superioridad numérica y le dieron la vuelta al marcador. Las transiciones ataque-defensa le pesan una barbaridad a las Águilas.

En América, las ausencias nunca deben ser un pretexto, es un plantel completísimo que está obligado a ser altamente competitivo bajo casi cualquier circunstancia. Hoy, Mateus Uribe, otrora titular inamovible en el esquema del Piojo ya no es el mismo, parece que el colombiano se quedó atrapado en aquel penalti fallido en Rusia -hay momentos en la carrera de un futbolista que marcan un antes y un después, a Mateus le ha ocurrido uno de ellos-.

Otro pretexto inaceptable es el cansancio que Herrera ha argumentado, sus jugadores, son profesionales, cuyo sueldo les da para dedicarse única y exclusivamente a entrenarse para estar a tono físicamente -con una preparación y alimentación envidiable para cualquier mortal-. Herrera es por demás un entrenador absolutamente capaz, pero cuando las cosas no caminan, es totalmente incapaz de admitir sus errores o los de sus dirigidos; la autocrítica sigue siendo una asignatura pendiente para “El Piojo”.

El resultado fue bien merecido para los escarlatas, pues fueron el equipo que supo manejar mejor los tiempos del partido. También supieron aguantar el marcador en la recta final del encuentro cuando un vendaval azulcrema que no tuvo idea ni contundencia apretaba sus terrenos. Sigue sin aparecer el Henry Martín que la afición pedía de titular, y en los contrastes del futbol, Alexis Canelo sí aprovechó para hacerse presente.

En la sala de prensa, un poco más de pretextos, lo dicho, la falta de autocrítica llega a cegar a Herrera en los momentos críticos, arremetió en declaraciones contra Arturo Brizio y al final se ha ganado el ser expedientado para una posible sanción por parte de la comisión disciplinaria.

El Piojo buscaba un rival tras ganar la Copa MX, pero no ha ganado desde entonces. Se encontró con un equipo que en plena reestructuración al mando de quien fuera su maestro y a quien -visto los visto- no hay podido superar, como el antiguo adagio reza.

Francisco Andújar.

Fuente de la Imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *